Archive for septiembre, 2014

Viaje a Formosa: la democracia ausente

Cinco hermanos wichí están presos y amenazados con hasta quince años de cárcel por reclamar sus derechos. Gildo conducción, petróleo y miseria, periodistas, policías, y la vieja historia de la violencia de Estado.

http://www.lavaca.org/mu/mu-80-webeando/

Formosa 2014 – mu80

Anuncios

23 septiembre 2014 at 7:44 PM Deja un comentario

Tortas

una vez al mes festejamos los cumpleaños de todos los chicos que vienen a La Vieja. Como hay voluntarios para distintas cosas (los que vienen a pintar, los que vienen a hacer la huerta, los que colocan los caños del agua, etc) también tenemos los voluntarios que nos hacen las tortas. Gracias de nuevo a nuestros voluntarios.

Resize_P19-09-14_14.14

22 septiembre 2014 at 6:04 PM Deja un comentario

Donde está Julio Lopez?

1-Julio

18 septiembre 2014 at 8:10 PM Deja un comentario

La vida de Melina y el periodismo sin rumbo (cosecharoja.org)

La vida de Melina y el periodismo sin rumbo

Maximiliano F. Montenegro.-

Uno: “Era muy trolita la pendeja”. La lluvia acompaña el viaje del 91, colectivo que inicia su despegue en Isidro Casanova y aterriza en Constitución. Domingo, ya pasado el mediodía, y dos tipos sentados tienen tiempo de sobra para charlar en modo “sui generis”. En la agenda, de pronto, aparece la desaparición de Melina Romero, la piba de 17 años de Palomar que el 23 de agosto fue a festejar su cumpleaños a un boliche de San Martín y es buscada desde el viernes pasado en los fondos de un río en Morón, donde todo parece indicar que su cadáver fue arrojado tras morir a golpes. El repaso del caso por los pasajeros es breve: uno de los pibes se quebró y contó todo; la cana encontró una pulserita; estaba muy buena; andaba con medio mundo; se ve que estaba descontrolada; era muy trolita la pendeja.

Dos: “La vida de Melina Romero, de 17 años, no tiene rumbo”. Así arranca un artículo/perfil de la chica que fue titulado en el diario Clarín del sábado como “Una fanática de los boliches, que abandonó la secundaria”. El texto continúa con muchísimos datos de la presunta vida privada de la adolescente, haciendo eje en que “nunca trabajó”, “más de una vez se peleó en la casa y desapareció varios días”; “se levantaba todos los días al mediodía”; “iba a la plaza y se quedaba con amigos hasta la madrugada”; “se hizo cuatro piercings”; “le gustan las redes sociales, y tiene cinco perfiles de Facebook”; “nunca dice en qué anda”; “tiene amigos mayores”, entre otros, algunos aportados por familiares directos.

Tres: Desde el viernes, cuando el caso trascendió luego de 20 días y la búsqueda policial se tornó “seria”, los adjetivos calificativos sobre Melina fueron apareciendo y replicándose en las voces anónimas al compás de un abordaje periodístico (televisivo, radial y gráfico) que direccionó su interés en la conducta, la moral y los valores de la víctima. Todo eso, que andaba flotando aquí y allá, confluyó en la nota citada, donde alguien nos dice de manera contundente que “la vida de Melina no tiene rumbo”. Sin dudas, ni matices.

Cuatro: Entonces, como directa derivación, llega la palabra “trolita”. Se suma al rato “putita”. Y no se quiere quedar afuera “buscona”. En boca de uno, dos, tres, cientos, miles, de individuos que las vomitan con absoluta seguridad. Varones, mujeres. Todos atravesados, hechos, armados, construidos, pensados y diagramados desde el machismo. Puro, duro, y tan naturalizado, que sólo aguardaba la invitación cordial de la prensa para emerger y mostrar, una vez más, su prepotencia, virilidad y fortaleza.

Cinco: La prensa somos todos los que hacemos periodismo. Acá optamos por escribir, hablar, decir, sin careta alguna. Y hacemos, la mayoría, periodismo con salarios horribles, bajo condiciones penosas, seguramente con escaso margen para plantar ideas y conceptos que pretendan contribuir a tener una sociedad más tolerante, y por qué no igualitaria. Pero los resquicios para hacerlo están ahí, aun cuando el negocio pida alinear los mensajes (nuestros mensajes) con esos paradigmas que vienen de siglos.

Seis: A Melina, contó uno de los pibes detenidos, le propusieron tener sexo grupal. Ella no aceptó. Y dijo que no. Al decir que no, tuvo que enfrentarse solita al peor rostro del varón criado y enseñado para imponerse sobre la mujer. A ese que, cuando una mina le dice no, le tiemblan sus cimientos. Tiene miedo. No puede aceptar ese no. Menos cuando cerca hay otros como él, mirando, estudiando, midiendo y hasta calificando. Sí, la hombría puesta en juego. El no que arremete una vez. El no que sale nuevamente de las tripas de Melina, acorralada. El no valiente, a pesar de la indefensión. El no en nombre de otras como ella. No, no y no. Y el terror ante la trolita, la putita, la buscona, que nos dice no. Que se planta, ahí, entre machazos. Nada de fragilidad, mierda. ¿Cómo que no? No existe el no, ni para mí, ni para nosotros. Para vos no hay no. Para vos no hay posibilidad de no. Para vos hay un golpe, un insulto, otro golpe, y otro y otro y otro. ¿Entendés, puta? Vos decís no, y chau, morís. No podés estar, vivir, crecer, si nos decís que no. Se acabó.

Siete: Melina, la que usaba piercings. La que no trabajaba. La que había dejado la secundaria. La que tenía amigos de su edad, pero también mayores. La que dormía hasta el mediodía. La que era fanática de los boliches. La que tenía cinco perfiles en Facebook. La que nunca decía en qué andaba. La que, según nos contaron, no tenía rumbo. La que, sin tipearlo o verbalizarlo, rotularon como una putita que se buscó lo que le pasó. Pero a la que masacraron a golpes sencillamente por ser mujer y decir que no.

* Periodista de Diario Popular e integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina (RIPVGA)

Foto: Mario Sayes / Infojus Noticias

17 septiembre 2014 at 7:34 PM Deja un comentario

Charla – debate

BxIMgzCIEAApi0b

10 septiembre 2014 at 6:06 PM Deja un comentario

No tan distintos

No tan distintos…

Por: Sudestada

Pese a la retórica tribunera, el presente político parece ubicar a oficialismo y oposición más cerca que nunca. Basta con repasar episodios recientes, como el operativo conjunto de desalojo (represión y detenidos incluidos) que realizaron la Policía Metropolitana, la Federal y Gendarmería contra 700 familias en el asentamiento Papa Francisco en Villa Lugano. La excusa del Gobierno porteño: desbaratar una supuesta banda de narcotraficantes de la cual no se obtuvo prueba alguna al final de la jornada. La vicejefa María Eugenia Vidal justificaba el operativo diciendo: “Es un paso adelante haber recuperado el terreno, volver a tener la posesión del lugar y dar un mensaje importante: que ni las mafias ni los narcotraficantes se van a apropiar de un espacio público”, mientras cientos de familias perdían sus casas y quedaban a la deriva sin que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires trabaje seriamente en el problema que significa el acceso a la vivienda.

En definitiva, no parece haber diferencias sustanciales entre el discurso de unos y otros, y a la hora de accionar, lo hacen de forma coordinada: gases lacrimógenos y balas de goma contra los vecinos, topadoras para aplastar casillas, y un cuidadoso operativo mediático previo a cargo de uno de los alfiles del oficialismo: el secretario de Seguridad, Sergio Berni. El mismo militar retirado de viejas simpatías carapintadas es quien hoy multiplica su presencia mediática para machacar contra pobres e inmigrantes como principales responsables de la inseguridad que tanto atemoriza a la clase media, pero elije callar (o tergiversar, igual que Vidal) cuando se trata de buscar la raíz del problema: el mismo día que Berni pedía herramientas judiciales para que “cuando detengamos delincuentes extranjeros salgan del país y no puedan entrar nunca más”, en La Matanza un grupo de vecinos se manifestaba frente a la comisaría de Ramos Mejía ante la noticia de que al menos siete oficiales policiales habían organizado una banda delincuencial encargada de robos y secuestros. Del mismo modo, cualquier investigación profunda que tire de la punta del ovillo del narcotráfico, la trata de blanca, el asalto a blindados, el establecimiento de zonas liberadas, encontrará indefectiblemente a la policía como la principal gestora. Pero de esta realidad objetiva, ni una palabra. Pero también a la hora de justificar represiones contra los trabajadores el oficialismo tiene su vocero sindical: Ricardo Pignanelli (SMATA) se ocupa de responsabilizar a los trabajadores que protestan (como los de Lear, Gestamp o Donnelley) y a sus comisiones internas por la crisis en el sector automotriz y autopartista, mientras negocia con las patronales la cantidad de obreros despedidos y suspendidos. Desde los medios, Pignanelli, muy preocupado por la caída de ganancias de la patronal, amenaza con la vieja receta mafiosa: “Quieren la anarquía en el movimiento obrero… La izquierda está buscando una desgracia”. Y como él, los otros referentes del oficialismo en la mesa chica sindical hoy son Antonio Caló (UOM) y Gerardo Martínez (UOCRA), acusado de pertenecer al batallón de Inteligencia 601 durante la Dictadura, y de “marcar” delegados díscolos para que los grupos de tareas se ocuparan de “sanear” las fábricas.

Llama la atención que los dos personajes vinculados con el oficialismo (por gestión o por alianza), con mayor presencia ante la prensa por estos días sean Berni y Pignanelli. Uno estigmatiza a pobres e inmigrantes y aviva el fuego represivo a través de un discurso pleno de prejuicios. El otro apela al accionar clásico de la burocracia sindical: macartismo con la izquierda, complicidad con la patronal y patoterismo contra los trabajadores. En estos eslabones de la cadena, quizá oficialistas y opositores no sean tan diferentes como parece.

3 septiembre 2014 at 7:38 PM Deja un comentario

Los pibes rosarinos, entre el deseo y la realidad

Por Carlos Del Frade

(APe).- -En Rosario todo el año es el día del niño– dicen los carteles que instaló la Municipalidad en distintas calles de la ex ciudad obrera, portuaria y ferroviaria. Es un hermoso deseo. Y el esfuerzo cotidiano de miles. Pero no es la realidad de muchas pibas y muchos pibes.

La llamada “Comisión Ad-hoc para el Monitoreo de Políticas Públicas del Sistema de Alojamiento de Niños, Niñas y Adolescentes sin Cuidados Parentales”, acaba de manifestar su preocupación por la situación “caótica del Sistema de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes dependiente de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia y la ineficacia de una política integral de protección/restitución de derechos de la población en estado de vulnerabilidad”.

Dicha situación caótica se expresa “no sólo en la precarización laboral de la mayoría del colectivo de trabajadores, en la ausencia de planificaciones estratégicas, en la discrecionalidad de los procedimientos implementados, en el fracaso de los programas presentados y en el provocador fraude que implicó la presentación oficial de los “Estándares de calidad, prácticas y condiciones de alojamiento en los ámbitos de cuidados alternativos residenciales para niños, niñas y adolescentes” del sistema de alojamiento al que ninguna institución se aproxima en sus pretensiones mínimas, sino particular y específicamente en la inadmisible vulneración de derechos que la propia institución del Estado produce sobre la vida de los niños que debiera proteger.

La intervención del Estado no orientada por los derechos reales de los niños se transforma en una arbitrariedad que no sólo ha estallado la posibilidad restitutiva de ciertas historias familiares sino que ha cronificado y profundizado la gravedad de la fragmentación de los lazos y arrasado con la estabilidad e integridad subjetiva de los niños y niñas sobre los que ha intervenido”, apuntan los profesionales.

Y termina diciendo el comunicado que “en este contexto, frente al gravísimo estado en el que se encuentran muchos niños como consecuencia de las desorientadas y arbitrarias intervenciones que ha realizado la Dirección Provincial de Promoción de los Derechos de la Niñez; Adolescencia y Familia, que transgrede los propios preceptos de la ley y frente a la falta de respuesta Ministerial ante nuestras presentaciones formales, esta Comisión no queriendo ser cómplices de semejante desidia política efectúa esta declaración pública convocando a todos los actores sociales comprometidos en el cuidado de la infancia para exigir colectivamente que los funcionarios asuman la responsabilidad que les compete en el ejercicio de sus funciones”.

Por su parte, los trabajadores de la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad de Rosario que abordan las denominadas problemáticas de niñez y juventud, han manifestado “condiciones de vulneración, fragilidad, precariedad que están siempre presentes a la hora de hacer diagnósticos sobre la población con la que trabajamos. Del mismo modo, estas palabras están también presentes cuando caracterizamos los programas sociales, las condiciones de trabajo y el salario de quienes trabajamos con esta población, reflejando la poca prioridad que se le otorga a la política de promoción y protección de la niñez y las dificultades para abordar las problemáticas sociales que se agravan cada vez más”.

Dicen los que ponen todos los días el cuerpo en los barrios rosarinos que “en los últimos años diferentes funcionarios se sucedieron en la Secretaría de Promoción Social, y cada gestión que asume, implementa modificaciones en los programas que conllevan cambios de lineamientos de trabajo y de prioridades, en donde los/as trabajadores/as no somos considerados y ni siquiera consultados a pesar de que -por estar cotidianamente en contacto con las familias- conocemos de cerca las necesidades de las mismas y la realidad de los barrios. De acuerdo a lo que cada gestión en su momento define como prioridad, se focalizan recursos en un área u otra, en un barrio u otro, o en la atención de una franja etárea u otra, pero estos cambios responden más a una lógica de “hacer lo que se puede” con lo que se tiene, y “no lo que se debe” de acuerdo a las necesidades de la comunidad, ya que no se destinan los recursos necesarios y adecuados para garantizar programas sociales de calidad y con lineamientos de trabajo claros”, apunta el documento de los trabajadores del estado.

Del otro lado de los carteles que pronostican una buena vida cotidiana para las pibas y los pibes rosarinos, la realidad marca los límites de la propaganda y los buenos deseos.

Fuentes: Documento de la “Comisión Ad-hoc para el Monitoreo de Políticas Públicas del Sistema de Alojamiento de Niños, Niñas y Adolescentes sin Cuidados Parentales” del 14 de agosto de 2014; e informe de “trabajadores y trabajadoras de la Secretaría de Promoción Social Municipal que abordamos las problemáticas de niñez y la juventud”, presentado en el Concejo Municipal de Rosario el miércoles 13 de agosto de 2014 en el panel sobre la situación de la niñez y la juventud en la ciudad.

1 septiembre 2014 at 6:06 PM Deja un comentario


laviejadelanden@gmail.com

radio de la Vieja