Archive for agosto, 2009

sábado 22 agosto

Jugamos a una busqueda del tesoro en longchamps y despues los chicos improvisaron una obra de titeres…

P8100009

Anuncios

24 agosto 2009 at 7:17 AM Deja un comentario

Acostumbrar al pueblo…

“…La habilidad del regimen, ahora y antes, consistio siempre en crear un aparato legal para canalizar la protesta del pueblo y despues, por su periodismo, su Universidad y su escuela, acostumbrar al pueblo despojado a reverenciar el aparato de despojo…”

Arturo Jauretche

19 agosto 2009 at 10:40 PM Deja un comentario

Miguel Bru: la memoria encendida y el abrazo indestructible
Escrito por APe   
Lunes, 17 de Agosto de 2009 00:00
(APe).- Tenía 23 años y la osadía de enfrentar al poder y precuparse por la suerte de sus compañeros. Por eso una policía maldita, entrenada para secuestrar, para torturar y asesinar, con la venia del juez, descargó sobre él toda su violencia. Pero el recuerdo de Miguel Bru enciende nuestros corazones. El recuerdo de Miguel Bru nos vuelve a unir en la lucha por un país diferente, a la medida de sueños todavía no escritos y de canciones todavía no cantadas.

Una vigilia de lucha y esperanza nos convoca, 16 años después. Allí estamos por Miguel. Por todos nuestros Miguel, hasta la victoria. 

 

http://www.ambru.org.ar/

19 agosto 2009 at 8:08 PM Deja un comentario

Movimiento Nacional Campesino Indigena

El campo invisibilizado: Movimiento Nacional Campesino Indígena

“Con menos retenciones, hay más soja”

Conforman la organización rural más grande del país, con 15 mil familias campesinas. Enfrentan a la Mesa de Enlace y apuestan a otro modelo agropecuario. “Que la Mesa de Enlace hable de pobreza es como Videla hablando de democracia”, ironizan.

Por Darío Aranda
http://www.pagina12.com.ar/fotos/20090817/notas/na12fo01.jpg

Diego Montón, Ariel Méndez y Ramiro Fresneda, tres integrantes del Movimiento.

Crían animales para autoconsumo y cosechan algodón, son arrieros y trabajadores de la vid, hacheros y productores de carbón. Poseedores ancestrales de parcelas donde trabajan y viven desde hace generaciones. El Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) está integrado por quince mil familias de siete provincias, la base de la pirámide rural, hombres y mujeres que les ponen el cuerpo a los trabajos duros del campo, manos curtidas e ideas claras. “No sembramos soja, no entendemos la tierra como un negocio, no somos ricachones que explotan a trabajadores rurales. Quizá por eso los medios de comunicación y la clase política no nos llaman ‘campo’”, resumen. En la vereda de enfrente de la Mesa de Enlace, paradójicamente también son excluidos por el Gobierno: “La soberanía alimentaria que practicamos es contraria al modelo de agronegocios actual”. Advierten que una baja en las retenciones de soja traerá aparejado un avance del monocultivo y consideran “cínico” que la Sociedad Rural se refiera a la pobreza. Tres integrantes del MNCI –Diego Montón, Ramiro Fresneda y Ariel Méndez– apuntan al reclamo de fondo: un cambio de modelo agrario.

–¿Por qué gran parte de la sociedad urbana utilizan Mesa de Enlace como sinónimo de campo y se olvidan del sector campesino?

Diego Montón: –La Mesa de Enlace representa principalmente a empresarios y corporaciones que se benefician de la alta concentración que existe de la tierra, los bienes naturales y los mercados. Para ellos, propiedad privada y ganancia desmedida son los principales pilares de una sociedad. Para ellos, la tierra es una mercancía más. El verdadero campo no tiene nada que ver con eso: la tierra, la naturaleza y las familias campesinas son vida, solidaridad y trabajo.

Ramiro Fresneda: –Actualmente, la verdadera población rural está siendo avasallada por la Mesa de Enlace, el agronegocio, que intenta despojarnos de la tierra y los medios para producirla. Invierten mucho dinero en crear esa falsa imagen de que son campechanos y laburadores, pero es todo un cascarón armado junto con los medios de comunicación.

Ariel Méndez: –Históricamente, los sectores agropecuarios se agremian alrededor de organizaciones que los representan en su carácter productivo y clasista. Las organizaciones que componen la Mesa de Enlace representan a sectores altos y medios de la burguesía agraria. No somos parte de ese campo con soja, superávit y dirigentes ricachones nucleados en entidades tradicionales que nunca han metido las manos en la tierra y que explotan a nuestros compañeros.

–¿Por qué permanece la idea que Federación Agraria representa a pequeños productores?

D. M.: –FAA invierte mucho dinero en los medios para generar esa idea, que es falsa. Si Eduardo Buzzi es pequeño productor, ¿qué es doña Ramona Bustamante, en Córdoba, con sus pocas hectáreas, escasa agua y pocos animales?

R. F.: –En algún momento habría que definir claramente a qué se le llama “pequeño” productor. Como lo entiende el sector campesino, FAA está desde hace tiempo compuesto por medianos y grandes empresarios del agro. Sería importante que algún periodista le pregunte a Buzzi o De Angeli cuánto dinero ganan al año, quizás ahí sabremos qué tan pequeños productores son.

A. M.: –En la década del ’90, los productores de FAA que no se sojizaron desaparecieron y la entidad no hizo nada por ellos. Además, la entidad no dice que sus afiliados, con la complicidad del sistema político y jurídico, desalojan campesinos. Además, esos empresarios no cosechan alimentos en beneficio del pueblo, producen forrajes para la especulación en el mercado externo.

–Cuando comenzó la pelea por la Resolución 125, ustedes señalaron que Mesa de Enlace y Gobierno eran socios que se estaban peleando por una porción de la torta y que en algún momento arreglarán. ¿Cómo lo ven hoy?

D. M.: –Siempre dijimos que apoyamos la política de retenciones, pero eso es insuficiente. Es claro que no hay política para el campesinado, para el indígena, que somos los sujetos que podemos cambiar la lógica productiva.

A. M.: –La Secretaría de Agricultura está hecha a medida de la Mesa de Enlace y estos empresarios reciben millones de pesos de subsidios, mientras que los campesinos y agricultores familiares apenas ven migajas que en total no llegan al 5 por ciento del presupuesto total.

–¿La pelea es por la rentabilidad?

D. M.: –Es económica e ideológica. La rentabilidad de la soja es enorme, aun con retenciones y gastos de producción. Los agroempresarios ganan muchísimo dinero. Sería cuestión de ir a ver cómo viven estos señores y las propiedades que tienen. Pero es también una lucha ideológica porque el modelo de agronegocios no acepta que un Estado actúe regulando la economía ni acepta retenciones ni regulación de exportaciones, que son tibias maneras de intervenir el mercado.

R. F.: –Para el modelo de agronegocios, la única intervención posible es el subsidio a las empresas; el resto es una herejía y por eso combaten con tanta belicosidad.

–¿Si se bajan las retenciones habrá más sojización?

D. M.: –Sin duda. Bajar las retenciones es dar una ganancia tan exagerada que todos los empresarios van a querer producir más soja.

R. F.: –Es una relación simple y directa: si bajan las retenciones, aumentan las hectáreas con soja, los desmontes y la contaminación y baja el trabajo genuino.

A. M.: –Avanzarán sobre otros cultivos, lo que llevará al aumento de precios de los alimentos.

–¿Qué les significa escuchar a la Mesa de Enlace hablar de pobreza?

D. M.: –Hipocresía y arrogancia. Que la Mesa de Enlace hable de pobreza es como Videla hablando de democracia. No se puede hablar del hambre y tirar la leche, desabastecer a la población de alimentos y sólo pensar en su gran rentabilidad.

19 agosto 2009 at 5:30 PM Deja un comentario

Video del Dia del niño – estación

11 agosto 2009 at 5:53 AM Deja un comentario

Dia del niño en la vieja

Hay tiempo para quejarse del estado de las cosas, hay tiempo para lamentar las pesimas condiciones de vida de nuestros pibes y sus familias, hay tiempo de quejarse de lo mal que viajamos en el Roca los que tenemos trabajo, hay tiempo de todo… pero este sabado festejamos la alegria de juntarnos, de reirnos, de acepar que nuestros pibes te miran, te abrazan, y te piden, sin decirlo, no pares!

P8030076P8030055P7130022

11 agosto 2009 at 5:32 AM 1 comentario

BASTA de pibes en cana!

Encarcerlar a los niños

 

Vanesa Salgado

Rebelión

 

 

Este parece ser el resultado de años de debate sobre los derechos de la niñez en Argentina.

El Senado argentino trata por estos días en la comisión de Labor Parlamentaria el proyecto de Ley que establece un nuevo régimen penal juvenil. El mismo que aun debe ser tratado en Diputados, fue aprobado en general por los senadores durante la última sesión, celebrada a principios de julio.

Según resumen sus autores el proyecto busca establecer un nuevo trato para los menores de edad hasta los 14 años que hayan cometido delitos sancionados en el régimen de mayores con penas mínimas de entre dos y tres años de prisión. La intención de la Ley según sus mentores es dejar fuera de la responsabilidad penal a las personas que, al momento de cometer el delito que se les impute, no alcancen la edad de catorce años. Para lo cual prevé que aquellos que tengan entre 14 y 15 años se los sancionará si cometen delitos cuya pena mínima privativa de la libertad sea superior a tres años. En el caso de los menores de entre 16 y 17 años, serán punibles sólo si cometen delitos penados con una pena mínima de prisión superior a los dos años.

Vale recordar que en 1994 la Convención de los Derecho del Niño fue incorporada a la Constitución Nacional, y a pesar de que muchos prestigiosos juristas sostuvieron que no era necesario una ley de aplicación nacional de la misma, la maquinaria de poder se encargó de que “el progresismo académico y judicial”, estuviera 10 años discutiendo la norma, que culminó con la sanción de la ley 26.061 de Promoción y Protección Integral de la niñez. Hoy tanto la Convención como la ley Nacional tiene ambigüedades que permiten mas de una interpretación, pero no obstante ambas normativas brindan los parámetros necesarios para construir un sistema de protección de la niñez. Y no solamente orientan sino que además exigen al Estado el cumplimiento de sus artículos. La génesis de la Convención es entender a los niños como sujetos de derechos, es decir nadie puede ejercer sus derechos por ellos, y es el Estado el responsable de garantizar las condiciones para su cumplimiento.

 

La Ley 26 061 tiene ya 5 años de sancionada y aun no ha sido puesta en práctica en nuestro país en su aspecto social. No han sido creados los resortes que permitan la construcción real de los centros interdisciplinarios de promoción y protección de la niñez en los municipios y barrios del país. Existen muy pocos y muchos menos son los que funcionan. No es teoría la que falta. No son teorías ni leyes las que faltan, lo que falta es la decisión política de distribuir las riquezas del país de manera más justa.

Algunos legisladores, incluso entendidos en el tema, que participan actualmente del proyecto de ley para la baja de la edad de imputabilidad de los niños, consideraron que sí, que hacen falta más leyes e inventaron un proyecto que propone encarar el tema de la forma más reaccionaria posible: actuar sobre las consecuencias del sistema, convirtiendo en victimarios a las víctimas y encarcelándonos para garantizar el “orden social”. Proponen que los niños vulnerados de todo derecho comiencen a ser consideramos sujetos con capacidad de ejercer sus propios derechos, recién al ingresar al sistema penal.

Les daremos la posibilidad de ejercer su ciudadanía cuando esta esté entre rejas. Proponen que los niños sean responsables, antes incluso de haberle garantizados sus derechos básicos, de haberles permitido comer todos los días, estudiar, jugar, curarse de sus enfermedades. Decenas de estudios sociales demuestran día a día que la violencia social esta engendrada en la inequidad, que la inseguridad de los sectores medios sobre su propiedad privada es directamente proporcional a la inseguridad alimentaría de los pobres y excluidos, sin embargo desde el propio “progresismo” se escuchan voces que defienden la necesidad de una ley que modifique la edad de punibilidad de los niños, bajándola de los 16 a los 14 años.

No es mi intención discutir este punto particular, porque considero que no es el centro del problema, bajar dos años la edad en que los niños pueden ser encarcelados solo tiene la explicación de calmar los miedos de las clases medias y altas de la sociedad, miedos fundados en hechos reales aislados que son deformados y generalizados mediante el gran show mediático donde por momentos los niños y adolescentes pobres, son el mal encarnado en personas, solo debemos temerles y en lo posible alejarlos, y porque no encerrarlos..

 

Este debate sobre edades de punibilidad, de imputabilidad y sus diferencias es engañoso, por momentos confuso y está hecho nuevamente a propósito. Otra vez el “progresismo” discute si hay que bajar la edad de imputabilidad (desde la cual se puede imputar a un niño por un delito) o hay que subir o bajar la de punibilidad (momento desde el cual se puede aplicar la ley penal a un niño). No perdamos más tiempo. Aquellos que creemos que los problemas sociales se resuelven con justicia y equidad, no perdamos más tiempo, actuemos para que el Estado desde todos sus organismos de aplicación cumpla con la Ley. Las leyes ya existen, es necesario exigir la decisión política de hacerlas cumplir. Es necesario crear movimientos sociales y políticos que digan BASTA de niñez pobre. Seguimos debatiendo a que edad encerrarlos en lugar de debatir cómo vamos a hacer para darles comida, educación, vivienda y salud. Seguimos pensando cómo hacer para administrar las causas de la injusticia social en lugar de poner en práctica mecanismos que conduzcan a la equidad. En nuestro país mueren 28 chicos por día por causas evitables, y la forma en que los legisladores consideran que debe comenzarse a resolver el problema es encerrando a los que queden vivos. Curiosa manera de concebir la justicia social.

Vanesa Salgado. Comunicadora Social.
Estudiante de Maestría en Problemáticas Sociales Infanto-Juveniles. UBA

7 agosto 2009 at 12:07 AM Deja un comentario

Entradas antiguas


laviejadelanden@gmail.com

radio de la Vieja